viernes, 5 de marzo de 2010

PAUTAS PARA EL ALUMNADO CON IMPULSIVIDAD ASOCIADA AL TDAH

AUTOINSTRUCCIONES.
Enseñanza de estrategias de autocontrol verbal por medio del habla interna. (Meichenbaum, 1981).
Pasos:
1. Un modelo adulto realiza la tarea mientras se habla a sí mismo en voz alta (modelado cognitivo).
2. El niño realiza la misma tarea bajo la dirección de las instrucciones del modelo (guía externa y manifiesta).
3. El niño realiza la tarea mientras se da instrucciones a sí mismo en voz alta (auto-guía manifiesta).
4. El niño se cuchichea a sí mismo las instrucciones mientras avanza en la tarea (auto-guía atenuada).
5. El niño realiza la tarea mientras guía su actuación por medio del habla interna, o autodirección no verbal (autoinstrucción encubierta).

MÉTODO DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS A TRAVÉS DE LA ENSEÑANZA DE SOLUCIONES COGNITIVAS:

Identificación la existencia de una Situación Problema.
Describir una situación problema: “deseo algo..”, “necesito algo…”.
Generar alternativas: “¿Qué puede hacer... para resolver problemas?”
Anticipar consecuencias (inmediatas y demoradas), tanto para uno mismo como para los demás.
Elegir una alternativa, que conlleve el máximo beneficio, el menor coste y perjuicio para los demás.
Hacer un Plan: ¿Qué haré primero…? ¿Qué haré después...? ¿Cómo lo haré?

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Objetivo: entrenar a los niños en diferentes técnicas de relajación para que aprendan a manejar y/o disminuir la tensión que les producen los eventos cotidianos de su vida.



RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA (GRUESA)
Este Tipo de relajación consiste en TENSAR o hacer fuerza (sentirlas muy duras) en diferentes partes del cuerpo para después RELAJAR las mismas, (es decir sentirlas flojitas) y lograr así sentirte más cómodo.

Vamos a dividir imaginariamente a tu cuerpo en 4 partes mismas que tendrás que aprender a TENSAR y RELAJAR.
a) Los Pies y piernas
b) El tronco (incluye abdomen, glúteos, pecho y espalda)
c) Manos y brazos
d) Cuello y cara.


EL SOLDADO DE PLOMO”. (RELAJACIÓN EN POSICIÓN DE PIE)
Ahora aprenderás como te puedes relajar estando de pie, vamos por pasos.

Paso 1. Ponte de pie con tus manos a los costados, piernas juntas bien estiradas, espalda recta, cuello derecho, cabeza derecha mirando al frente (posición de firmes).
Paso 2. Vas a imaginarte que poco a poco te conviertes en un soldado de plomo y vas a poner todo tu cuerpo muy tenso, muy duro... lo más que puedas.
Paso 3. Vas a imaginarte que te conviertes en un hombre de chicle y poco a poco vas a ir relajando todo tu cuerpo, lo vas a poner flojito, flojito.
Paso 4. Ahora cundo yo diga INHALA, con la boca cerrada vas a jalar con la nariz tranquilamente todo el aire que puedas y lo llevarás hasta tu abdomen contando mentalmente 1, 2, 3 cuando escuches EXHALA lo vas a sacar lentamente mientras cuentas 4, 5, 6.
Paso 5. Ahora en posición de firmes (paso 1), vas a respirar profundamente (paso 4), y mientras INHALAS vas a ir tensando todo tu cuerpo para convertirte en un soldado de plomo (paso 2) cuenta 1, 2, 3, 4, 5, ahora poco a poco, mientras EXHALAS te convertirás en un hombre de chicle 6, 7, 8, 9, 10.
Paso 6. Repite este ejercicio 5 veces más o hasta que te sientas relajado.


Cautela, J (1992). Manual de Relajación. Barcelona: Martínez Roca
RELAJACIÓN CAMINANDO.


Existen situaciones en las que no vas a poder estar en un solo lugar para relajarte, esto no es un problema porque a continuación te enseñaremos como relajarte caminando.
Paso 1. Empieza a caminar lentamente.
Paso 2. Cuando escuches “ALTO, TENSA”, detente y en la posición en la que estés, tensa todo tu cuerpo (quedarás como una estatua de marfil o congelado)
Paso 3. Cuando escuches “ADELANTE, RELAJA” afloja todo tu cuerpo y continúa caminando.
Paso 4. Realizar un ejercicio de respiración profunda.
Paso 5. Realiza la secuencia 5 veces más o bien hasta que te sientas relajado.
Como puedes ver este procedimiento lo puedes llevar a cabo donde tu quieras puede ser un salón pequeño, en cualquier área del hospital, en la casa e incluso en la calle.


TÉCNICA DEL SEMÁFORO
La facilidad de comprensión del funcionamiento del semáforo para los niños hace que podamos emplear la Técnica del Semáforo como estrategia de aprendizaje para muchas situaciones, tanto en casa como en el colegio.
Esta técnica está especialmente indicada para la enseñanza del Autocontrol de las Emociones Negativas: Ira, Agresividad, Impulsividad, etc.
Este recurso resulta esencial en estos momentos dada la importancia de educar en actitudes de tolerancia, respeto, convivencia… La sociedad está siendo cada vez mas consciente de la necesidad de erradicar fenómenos de violencia y bullying en los centros educativos, resultando prioritario la educación de los aspectos emocionales de la
inteligencia.
Pasos para la enseñanza de la Técnica del Semáforo:
1. Asociar los colores del semáforo con las emociones y la conducta:
a. ROJO: PARARSE. Cuando no podemos controlar una emoción (sentimos mucha rabia, queremos agredir a alguien, nos ponemos muy nerviosos…) tenemos que pararnos como cuando un coche se encuentra con la luz roja del semáforo.
b. AMARILLO: PENSAR. Después de detenerse es el momento de pensar y darse cuenta del problema que se está planteando y de lo que se está sintiendo.
c. VERDE: SOLUCIONARLO. Si uno se da tiempo de pensar pueden surgir alternativas o soluciones al conflicto o problema. Es la hora de elegir la mejor solución.
Para asociar las luces del semáforo con las emociones y la conducta se puede realizar un
mural con un semáforo y los siguientes pasos:
Luz Roja:
1- ALTO, tranquilízate y piensa antes de actuar
Luz Amarilla:
2- PIENSA soluciones o alternativas y sus consecuencias
Luz Verde:
3- ADELANTE y pon en práctica la mejor solución
2. Aprender formas de controlarse:
Podemos comenzar pidiendo a los niños que hagan una lista de lo que pueden hacer para calmarse en una situación conflictiva. Lo normal es que entre todos surjan diferentes posibilidades, como distanciarse físicamente de la situación (alejarse del lugar, no volver hasta estar tranquilo), distanciarse psicológicamente (respirar profundamente, hacer un rápido ejercicio de relajación, pensar en otra cosa), realizar alguna actividad distractora (contar hasta 10, pasear, hablar con un compañero) etc.
Cuando los niños se dan cuenta de que existen muchas maneras de pararse y calmarse, se trataría de ver cuáles serían las mejores para cada uno.
Como padres o educadores podemos ayudar en esta fase proponiendo alternativas educativas que no se hayan planteado, por ejemplo respuestas incompatibles a “llegar a las manos” (cruzar los brazos, alejarse rápidamente del lugar, meter las manos en los bolsillos, etc.)
3- Hacer prácticas de autocontrol a través del Role-Playing:
El profesor y los compañeros servirán de
modelo de conductas de autocontrol y cada uno tendrá ocasión de verse en una situación en la que tiene que poner en práctica lo aprendido.
4- Utilizar semáforos como estímulos discriminativos:
Colocaremos semáforos en diferentes lugares del colegio, de esa manera se harán conscientes de que deberán pararse, pensar y solucionar pacíficamente sus conflictos, o mejorar su estado emocional.