jueves, 18 de marzo de 2010

LA ORGANIZACIÓN Y PLANIFICACIÓN EN NIÑOS CON TDAH



La desorganización ha sido identificada como una de las características claves del Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). ¿A qué nos referimos con organización y planificación?


Saber dónde empezar, qué hacer después, dar prioridad, establecer itinerarios, completar tareas de pasos múltiples, asignaciones a largo plazo, anticipar consecuencias, predecir resultados, utilizar eficiente y efectivamente el tiempo. El sentir que pueden superar y controlar su desorganización permite que desarrollen la motivación interna para organizarse. Adiestrarlos a simplificar las tareas, utilizar estrategias, tomar decisiones y aumentar su conocimiento de los procesos del pensamiento, ayuda a desarrollar este sentido de control.

  • Planteamientos útiles para mejorar las destrezas de organización y planificación:

-Enseñe cómo simplificar la tarea:Hacer una asignación a largo plazo es una tarea abrumadora que se presta fácilmente a este proceso de simplificación. Esta tarea puede ser dividida en segmentos más pequeños. Cuando una tarea larga es dividida en pequeños pasos, y/o partes, se convierte en una tarea más manejable.


Ejemplo de cómo las tareas escolares pueden (y necesitan) ser divididas más aún:

(a) copiarla en la agenda de forma precisa.
(b) encontrar y traer a casa los materiales correctos para completarla.
(c) planificar el tiempo para hacerla.
(d) hacerla.
(e) colocarla en el lugar adecuado para llevarla a la escuela.
(f) entregarla en la escuela.


-Enseñe estrategias: Son técnicas que ayudan a realizar el trabajo más fácilmente. A menudo, incluyen el uso de “accesorios”:

1.-Las listas de cosas “por hacer” son accesorios claves para la organización: Proporcionan un sentido de logro inmediato debido a que demuestran el progreso con cada paso completado.


2.-Los cronómetros animan a los niños a evaluar el tiempo que les lleva completar varias tareas.


3.-Las agendas u horarios para planificar actividades ayudan a los niños a ver el tiempo en bloques visuales. Escribir sus obligaciones y compromisos en esa agenda u horario, anima al niño a tomar decisiones y aumenta aún más su conciencia del tiempo y las destrezas de planificación.


4.-Utilizar contadores de tiempo de 60 minutos, para así hacer una “carrera contra el tiempo” para hacer las tareas cotidianas —tales como prepararse por la mañana para ir a la escuela o limpiar un cuarto— ayuda a hacer divertido el trabajo y lo hace más importanmás pequeños divididos en tareas diarias, ayuda a finalizar el trabajo con menos estrés que si se deja para hacerlo a último minuto. te si está ligado a un privilegio o recompensa por completarlo en el tiempo establecido.


5.-Utilizar envases duros de toda clase —cajas, latas, carpetas, etc.- e identificarlos con palabras y quizás también con ilustraciones, ayuda a colocar las cosas en sus respectivos lugares y las hace más fáciles de encontrar. La codificación usando colores destaca los grupos o patrones y da un sentido de visión general de la organización.


-Permita espacio para tomar decisiones:Los niños desorganizados son frecuentemente indecisos. Tienen escritorios y libretas desordenadas porque no pueden decidir qué deben guardar y qué dejar (ellos necesitan criterios). No hacen su tarea porque no pueden decidir por dónde empezar y qué hacer después. La organización requiere tomar control sobre el tiempo, materiales y procedimientos.


-Tomar control requiere tomar decisiones. Esto puede ser dirigido de varias maneras:

Proporcione alternativas apropiadas a su edad (con las cuales se sienten seguros, ya que el adulto proporciona las alternativas para escoger). Ayúdelos a crear conciencia de la necesidad de tomar decisiones con sus comentarios (“Buena decisión”, “Esa decisión significa que tú podrás...”). Modele en voz alta cómo está tomando una decisión sobre un tema, para que ellos puedan ver el lenguaje interno que utiliza ( autoinstrucciones). Enséñeles a desarrollar listas con los pros y contras que los ayude a que sus decisiones sean más obvias.


Diríjase a ellos de una manera positiva para reforzar las conductas del pensamiento. Utilice palabras específicas de “pensamiento” para resaltar los momentos de conciencia y autodirección: “Te acordaste (de poner la asignación en tu mochila)”, “Notaste (que no pusiste el encabezado en tu asignación”), “Te diste cuenta (de que estabas distraído”), “Te diste cuenta (que tus libros de la biblioteca se vencían hoy)”, “Reconociste (que por poco omites esa palabra en la oración)”, “Pensaste acerca de eso”, “Buen plan”, “Utilizaste una estrategia”, etc., son maneras de animarlos a pensar por sí mismos.

-Ofrecer Estructura y organización en las Actividades:
Ayudar a dar una estructura externa.
Dar reglas claras e instrucciones precisas y simples.
Hacer recordatorios, anticipar lo que se va a hacer, los límites.
Decirle al alumno qué se espera de él.
Anunciar con tiempo los cambios que se avecinan

Los niños con TDAH necesitan de la supervisión, la estructura, y un sistema ayuda que les permita iniciar y finalizar un proyecto, tarea o actividad.


MATERIAL PARA TRABAJAR EN EL AULA:


-PEMPA:Para, Escucha, Mira, Piensa y Actúa. Programa para el Desarrollo de la Reflexividad y el Autocontrol.Xavier Bornas, Mateu Servera, María Rosario Galván.Editorial: Grupo Albor.

-Programa de entrenamiento en planificación. Especialmente indicado para niños impulsivos o con déficit de atención con hiperactividad (TDAH).Isabel Orjales Villar.Editorial: CEPE