domingo, 14 de febrero de 2010

¿ADAPTACIONES CURRICULARES PARA ALUMNOS/AS CON TDAH?

Cada vez con más frecuencia encontramos en nuestras aulas a niños y niñas con diagnóstico de trastorno por déficit de atención con hiperactividad. En general, la mayor parte de los niños y niñas con TDAH tienen dificultades de aprendizaje y suelen presentar desfase curricular. Cuando el desfase curricular respecto al grupo de edad no es muy importante, el profesor o profesora de área o materia podrá proponer la realización de una adaptación curricular no significativa.
Será el profesor o profesora el responsable de su elaboración y aplicación con el asesoramiento del equipo o departamento de orientación. (Orden de 25 de julio de 2008, por la que se regula la atención a la diversidad)
Los niños y niñas con TDAH pueden conseguir los mismos objetivos que el resto de los compañeros y compañeras, pero realizando una serie de cambios en la metodología y en los contenidos y realizando unos ajustes en la evaluación que faciliten la adquisición de los mismos. Estos cambios deben tener en cuenta las características del alumno o alumna e intentar minimizar los efectos negativos de la hiperactividad, impulsividad o déficit de atención sobre los aprendizajes.

Planteamos por tanto un modelo de adaptación curricular no significativa que dé respuesta a las necesidades educativas de los alumnos y alumnas, de manera que realizando algunos cambios en la metodología podamos mejorar la atención de los alumnos/as, la motivación, la autonomía en el trabajo, la falta de reflexividad al resolver problemas o las conductas hiperactivas.
Es necesario realizar también algunos ajustes para que el sistema de evaluación empleado no sea un obstáculo añadido. Estos pequeños cambios pueden consistir en la inclusión de pequeñas advertencias atencionales en exámenes, en la reducción del número de ejercicios en cada evaluación, en el incremento del tiempo o en la realización de pruebas orales que complementen los exámenes escritos.
Los siguientes apartados formarán parte de una adaptación curricular no significativa. Pretende servir de modelo a los centros para que realicen unas pequeñas adaptaciones, poco significativas, pero cruciales para que los niños y niñas con trastorno por déficit de atención con hiperactividad puedan superar sus dificultades de aprendizaje.