viernes, 5 de marzo de 2010

RELACIÓN FAMILIA-ESCUELA


La atención a las familias de niños con TDAH requiere una atención especial:
  1. Informe a la familia de las dificultades detectadas en el aula y de su repercusión en el aprendizaje del alumno.
  2. Mantenga una relación estrecha con la familia para abordar el problema del TDAH en los dos contextos.
  3. Convoque una reunión inicial con la familia (a dicha reunión podrá asistir el orientador /a escolar de referencia). Mantenga reuniones periódicas.
  4. Coordine la actuación de todo el profesorado con el objeto de que se implanten las mismas técnicas de control de conducta y establezca acuerdos con la familia.
  5. Solicite a las familias información sobre historia médica, reforzadores eficaces, funcionamiento del niño en casa, aficiones e intereses,...
  6. Utilice otros medios para asegurar una comunicación eficaz: internet, correo electrónico, SMS.
  7. Establezca mecanismos de supervisión diaria de asignación de tareas, tanto en el colegio como en casa (la utilización diaria de la agenda puede ser muy valiosa)
  8. Supervise el material que los niños y niñas necesitan llevar a casa e insista en la necesidad de que supervisen en casa el material necesario para el colegio.
  9. Asegure que los padres tienen información de los deberes, tareas de estudio, fechas de controles y contenido de los mismos, fechas de presentación de trabajos,...
  10. Adapte el tipo e intensidad de la supervisión a la edad y características del niño.
  11. Traslade a la familia información positiva sobre el niño. No se limite a decir lo que hace mal.
  12. Cuide sus comentarios a la hora de informar a la familia para no dañar la autoestima del niño.