miércoles, 5 de octubre de 2011

MEJORAR LA ATENCIÓN EN CLASE

“Déficit de atención con hiperactividad” Isabel Orjales Villar. Ed. CEPE

El alumno se dispersa con facilidad. No escucha cuando se explica algo en clase.

1. Hacerle participar en la explicación, sacándolo a la pizarra.
2. Hacerle preguntas frecuentes y fáciles para que se anime al ver que controla las respuestas, evitando hacerle preguntas "para pillarle por no haber estado escuchando" (a algunos niños les puede compensar la regañina con tal de que se mencione su nombre en clase y todos estén pendientes de él).
3. Acercarnos a su mesa y continuar allí la explicación cuando veamos que está "perdiendo el hilo". También podemos preguntar o felicitar a algún niño muy atento que esté próximo a su mesa; de este modo, es muy probable que él imite la conducta del otro niño para recibir también elogios.
4. Apoyar nuestra mano en su hombro mientras explicamos a todos.
5. Concederle un punto por cada explicación en la que haya atendido y participado con interés. Para ello se debe confeccionar un cuadro de registro especificando de forma concreta las conductas que se desean mejorar. Por ejemplo, al finalizar cada explicación podrá levantarse y anotar el punto en su autorregistro al lado de la frase "escucho atentamente en clase".

El alumno no termina las tareas, se dispersa y parece poco motivado.

1. Adaptar la exigencia de la tarea a su capacidad de atención y control estructurando la tarea en tiempos cortos. Por ejemplo, si la tarea tiene seis ejercicios que deberán realizar en 20', le pediremos que nos la venga a enseñar cuando termine los dos primeros ejercicios y así sucesivamente. De esta manera conseguiremos que se anime a hacerlo rápido porque la tarea es corta. Le podemos felicitar cuando nos la muestre y eso le animará a hacer con más rapidez los ejercicios siguientes. Si ha realizado algo mal, podemos pedirle que lo borre o corrija o darle la instrucción de que se esfuerce más en los siguientes ejercicios, evitando así que pueda tener que borrar y repetirlo todo. Le estamos dando la oportunidad de que venga a vernos y reciba atención con mayor frecuencia por el trabajo hecho, evitando que reciba atención por una conducta inadecuada ("trabaja", "pon atención"...)

2. Reforzar cuando está trabajando. Los niños con una atención dispersa necesitan ser reforzados con mayor frecuencia, y administrar el refuerzo en las situaciones que prestan atención para ir consiguiendo que estos pequeños tiempos vayan aumentando. Además de decirle "muy bien", "adelante"..., se pueden ir variando estos refuerzos haciéndole una caricia, interesándonos por si tiene alguna duda o dificultad.

3. Reforzar el trabajo terminado. Se puede colocar en su cuadro de registro "termino mi tarea" para que pueda colocarse una cruz una vez finalizado el trabajo.

CUADRO DE REGISTRO

Hacer un cuadro con las 3 ó 4 conductas que consideremos más prioritarias. Por ejemplo:
. Termino mi tarea
. Escucho atentamente en clase
. Escribo con "b" palabras formadas por "bra, bre, bri, bro, bru"

Cuando consiga x puntos (los acordados previamente), se mandará una nota por parte de la profesora para casa: "Estoy muy contenta porque Juan ha conseguido cinco puntos por estar atento a las explicaciones. Seguro que la próxima vez conseguirá más".

De forma progresiva se irá aumentando el número de puntos requeridos para mandar las siguientes notas, así como cuando se tengan ya automatizadas algunas conductas, se pasará al refuerzo verbal solamente para poder ir cambiándolas por otras.